Daniel Peredo: ¿cuáles son sus principales lecciones de liderazgo?

¿Cómo fue que un periodista y locutor deportivo logró el reconocimiento y aprecio de tantas personas?

Basta con ver las muestras de cariño expresadas por miles de peruanos ante su súbita partida para entender su trascendencia y su liderazgo en el mundo del fútbol.

(foto pública en Facebook de Daniel Peredo)

Si bien Daniel Peredo tenía muchas fortalezas que se podrían destacar, este artículo busca resaltar  las características más importantes que tenía como líder de opinión y sobre la forma en que se relacionaba con las personas de su entorno de trabajo.

No tuve la suerte de conocerlo personalmente, pero sí a muchas personas que eran muy cercanas a él. Peredo era una persona de principios sólidos, un líder natural que destacaba por ser muy respetuoso y honesto. Era una persona justa, que trataba por igual a los demás y se expresaba siempre con transparencia. Valores fundamentales para todo líder que quiere generar una influencia positiva en su organización y en su entorno.

Estos son algunos de los comportamientos de Peredo que pueden servir de ejemplo a los líderes:

  • Apasionado

“Yo no transmito partidos, yo transmito emociones”, dijo en una entrevista. El fútbol era su pasión y lo entendía como pocos. Un profesional que estaba siempre con la disposición de aprender y de aportar nuevas ideas en su trabajo.

Un líder debe conocer su negocio y expresar pasión si quiere inspirar a otros. 

  • Criticaba los hechos, no atacaba a las personas

Muchas veces, en circunstancias difíciles, donde los resultados no eran buenos y se vivían momentos de gran frustración, lo común y lo fácil para muchos otros periodistas y aficionados, era criticar e incluso en algunos casos insultar a jugadores, entrenadores y dirigentes. Peredo, por el contrario, expresaba sus ideas coherentemente y siempre con mucho respeto hacia todas las personas. Cuando tenía que criticar, intentaba siempre criticar los hechos y no a las personas. Criticaba la jugada, no al jugador. Criticaba alguna decisión, pero no al entrenador. Criticaba algún aspecto específico de la gestión, pero no al dirigente.

El mismo dijo alguna vez en un debate con otro periodista, “No es necesario insultar para criticar”.

Un líder debe ser coherente y liderar con el ejemplo, aún en los momentos más difíciles.

  • Positivo

Siempre con actitud positiva, siempre sonriente, sacándole una sonrisa a quien pudiera. Peredo pensaba positivamente y buscaba continuamente nuevos retos como profesional. Era una persona que inspiraba a los demás. Qué mejor ejemplo que haber contribuido, no sólo en los hinchas, pero también en los mismos jugadores, a creer en las posibilidades de clasificación de la selección al mundial. Peredo era generoso en elogiar los logros y los aspectos positivos de otras personas. Incluso cuando los resultados no habían sido buenos, siempre tenía algo positivo que reconocer.

La actitud positiva es un hábito que todos los líderes deben tener para inspirar a sus equipos a ser exitosos, aún en las circunstancias más difíciles. 

  • Generaba buenas relaciones con el equipo

Daniel Peredo demostraba auténtico interés por las demás personas, dedicando tiempo para escuchar y entender lo que era importante para cada persona de su equipo. Generaba un buen clima laboral, ayudando y logrando a que todos se sientan importantes y parte del equipo.

Mejorar la forma en que nos relacionamos en una organización tendrá sin duda alguna un efecto muy positivo en el desarrollo y en los resultados de una empresa.

  • Humilde

Era una persona humilde y eso lo hace aún más grande. Era una persona que escuchaba atentamente y respetaba opiniones diferentes a la suya, tratando de ver las cosas desde diferentes puntos de vista. Era una persona que reconocía y admitía rápidamente cuando se equivocaba. Era una persona agradecida, que trataba a las personas con cercanía, preocupándose por aprender y llamar por su nombre incluso a los chicos más nuevos que recién empezaban a trabajar con él. Peredo lograba que las personas se sientan importantes.

Un líder que actúa con humildad, mantiene una actitud de apertura para entender ideas diferentes a las propias y reconoce enfáticamente los aportes de los demás.

(foto pública en Facebook de Daniel Peredo)

Un líder que se comunica y se relaciona bien con otras personas tendrá sin duda alguna un efecto muy positivo en el desarrollo y los resultados de cualquier grupo humano.

Depende de cada uno de nosotros hacerlo, y cuando tengamos alguna duda, pensemos en ejemplos como el de Peredo, y tratemos siempre a los demás como nos gustaría que nos traten a nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s