Mundial Rusia 2018: las lecciones que nos dejan la selección y la barra peruana

¿Por qué a pesar de haber perdido los dos partidos jugados, todos los medios hablan positivamente de Perú?

De acuerdo a un artículo de BBC Mundo, “puede que el Perú no haya ganado ningún partido hasta ahora, pero triunfó por goleada en las graderías y calles de Rusia. Hinchas de otros países, voluntarios que trabajan en los estadios y comentaristas deportivos resaltan el enorme entusiasmo que los aficionados peruanos llevaron a la Copa del Mundo”.

“Nunca había visto nada igual en un Mundial”, dijo el comentarista de ITV, Lee Dixon, durante el encuentro en el que la ‘blanquirroja’ fue derrotada por la selección francesa 1-0 este jueves.

Personalmente, he tenido la suerte de vivirlo directamente en Rusia y poder sentir esta inmensa sensación de orgullo que nos ha dejado este mundial a muchos peruanos.

Al leer varios artículos, incluyendo algunos escritos desde la tristeza de ser prontamente eliminados, me topé con una pregunta que me pareció muy interesante:

“A este Mundial no llegamos para ser el tercer país eliminado. ¿Para qué llegamos, entonces?”, se plantea el periodista y escritor Daniel Titinger en el artículo publicado por el New York Times.

Cuando le hice esta pregunta a mi hija, después de varias lágrimas y todavía con la pena de haber perdido con Francia, ella me dijo: “Siempre recordaré lo que sentí cuando cantamos el himno en el estadio: la fuerza con que se escuchaba, ver a nuestros jugadores y nuestra bandera gigante en el campo de juego y especialmente poder compartir con todos los que estábamos allí esa sensación de estar todos unidos y ser más peruanos que nunca”. ¡No puedo estar más de acuerdo!

Haber llegado a este mundial nos ha permitido ganarnos el respeto, la admiración y especialmente el cariño de la opinión pública a nivel mundial.

Haber llegado a este mundial nos ha permitido sentir el orgullo de ser peruanos, algo que no siempre aflora con tanta fuerza. Como mencionó un buen amigo, “el fútbol es algo más que patear una pelota. El fútbol es amistad, solidaridad, ayudar, muestras de cariño y mil cosas más”.

¿Qué lecciones nos deja esta selección?

  • La importancia de generar confianza
  • Balance entre el corto plazo y el largo plazo
  • Cultura de respeto, hacer las cosas bien y actitud positiva

La importancia de generar confianza

Parece fácil, pero usualmente no lo es. Lograr que los dirigentes, el equipo y la afición estén unidos en torno a un ideal sólo se puede lograr cuando se genera un ambiente de confianza y de motivación para lograr un objetivo de trascendencia. Del objetivo inicial de clasificar al mundial a lograr cambiar nuestro fútbol desde las bases para tener buenos resultados en forma sostenida, hay todavía mucho que hacer. Pero lo importante es que hoy, tanto dirigentes, como jugadores y aficionados, creemos que es posible.

Lo mismo sucede con una empresa. Es importante tener un propósito, objetivos y prioridades estratégicas que permitan que tanto la alta dirección, los gerentes y los empleados estén alineados. Y es aún más importante lograr la confianza de los clientes o las personas que usan nuestros productos o servicios. Debemos lograr que crean en nosotros, que sean nuestros fans, que quieran seguir con nosotros aun cuando puedan haber tenido algún problema eventual.

Balance entre el corto plazo y el largo plazo

Es fundamental enfocarse en ganar cada partido que viene con la finalidad de lograr el objetivo de clasificar o ganar un campeonato. En una empresa debemos tener acciones específicas diarias o semanales que nos permitan ejecutar exitosamente nuestros proyectos y lograr, o si se puede exceder, nuestras metas del año.

Pero el mundo no termina allí. Para nuestra selección es importante realizar una planificación de largo plazo y desarrollar estrategias que nos ayuden a seguir fortaleciéndonos y evolucionando para tener un equipo aún más fuerte y volver a clasificar al próximo mundial. En cualquier empresa, el largo plazo también es fundamental. Sin importar la presión del corto plazo, es clave tener ese equilibrio. Necesitamos lograr un balance entre el tiempo y los recursos que dedicamos a nuestros objetivos de corto y largo plazo.

Cultura de respeto, hacer las cosas bien y actitud positiva

La importancia de crear esta conciencia en todos los estamentos de la sociedad, sobre lo que podemos lograr a través del fútbol, es vital para el desarrollo y la unión de todos los peruanos.

Más allá de nuestras diferencias, tenemos la oportunidad de juntos contribuir a crear un país mejor. Un país donde el respeto, hacer las cosas bien y tener una actitud positiva sean parte inherente de nuestra cultura. Permítanme extenderme un poco más en estos conceptos:

  • Respeto por las leyes y por las reglas. Respeto por las ideas que puedan ser diferentes a las nuestras. Respeto por el individuo y los derechos que cada uno de nosotros tiene, incluyendo la honorabilidad de cada persona. Es jugar limpiamente. Es respetar las decisiones del árbitro. Es una barra que, en una gran mayoría, se viene comportando en esta Copa del Mundo de forma ejemplar, por lo cual los peruanos nos hemos ganado el reconocimiento de la prensa internacional.
  • Hacer las cosas bien es acostumbrarnos a planificar. Es comprometernos con lo que nos toca hacer y hacerlo bien. Es también priorizar cuando sea necesario. Es un trabajo que viene siendo llevado a cabo por dirigentes, gerentes y el comando técnico de la selección gracias a los cuales hemos logrado la ansiada clasificación al mundial, donde a pesar de haber sido eliminados, nuestro equipo ha sido reconocido por su disciplina táctica. Es tener ya planificados partidos amistosos con Alemania y Holanda. Es haber llevado a la selección juvenil al mundial, no sólo para apoyar como sparring sino para que aprendan de la experiencia de vivir un mundial. Es seguir planificando el futuro para que podamos tener un mejor equipo el próximo mundial.
  • Actitud positiva es mantener el optimismo en las buenas y especialmente en las malas. Es estar siempre dispuesto a ayudar. Es sonreír tanto como sea posible. Es ser agradecidos. Es una afición que ha apoyado a la selección, desde cada rincón del país, a través de las redes sociales y fundamentalmente a través de una barra de gente que viajó miles de kilómetros para que nuestra selección jugara como si fuera local en cada estadio. Es una barra que no dejó de alentar a la selección aun cuando hayamos perdido dos partidos y hayamos sido eliminados tempranamente del mundial.

En una empresa, crear una cultura en la que promovemos y ayudamos a desarrollar los valores que nos permitirán integrar a toda la organización es uno de los pilares del éxito.

El respeto siempre será fundamental: respeto por las reglas, respeto por las personas, respeto hacia nuestros proveedores, socios de negocios y clientes.

Hacer las cosas bien significa ejecutar en la mejor forma posible cada uno de nuestros proyectos. Significa lograr el alineamiento y la colaboración de todas las áreas. Es tener líderes que prediquen con el ejemplo.

La actitud positiva se promueve creando un ambiente agradable y de confianza, en el que se estimule la colaboración y un adecuado balance de vida. Esto ayudará a tener gente más feliz y más comprometida. Y como empresa, nos permitirá tener mejores resultados en forma sostenida.

Como en la vida o como en el fútbol, en nuestras empresas, nada es más importante que las personas. Por eso el rol de los directivos y los líderes de una empresa es crucial. De cada uno de ellos depende que se puedan crear estas mismas condiciones que le permitieron a nuestra selección ser exitosa:

  • La importancia de generar confianza
  • Balance entre el corto plazo y el largo plazo
  • Cultura de respeto, hacer las cosas bien y actitud positiva

“Los líderes sobresalientes salen de su camino para potenciar la autoestima de su personal. Si las personas creen en sí mismas, es increíble lo que pueden lograr”
Sam Walton, fundador de Walmart y Sam’s Club

El Secreto de la Felicidad

“El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace”
Leon Tolstoi

Muchos estudios coinciden en que las personas felices trabajan mejor y son más productivas. También nos dicen que las empresas donde hay más trabajadores felices tienen mejor desempeño financiero que las demás. Pasamos demasiado tiempo en el trabajo, por eso es fundamental  entender la felicidad de las personas como un elemento clave para obtener mejores resultados en nuestra empresa.

Robert Waldinger, quien es el cuarto director de un estudio sobre la felicidad que viene realizando la Universidad de Harvard desde 1938, nos dice: “No se trata de pasar más tiempo en el trabajo, sino de poner más atención en el otro, de conectar más con los otros, en lugar de dar por descontado que el otro siempre está allí.

Es difícil encontrar algo que sea más importante para una persona que ser feliz; que sentirse feliz. “Lo que encontramos es que, en el caso de las personas más satisfechas en sus relaciones, más conectadas a otros, su cuerpo y su cerebro se mantienen saludables por más tiempo“, añade Waldinger.

Se puede hablar muchísimo sobre la felicidad y cómo lograrla, pero en este articulo quiero enfocarme en tres aspectos que son continuamente destacados por diversos artículos y que pueden ayudarnos mucho a sentir esa felicidad tan deseada:

  • Balance

  • Actitud Positiva

  • Dar

El primer aspecto tiene que ver con nuestro balance de vida. Estamos hablando del balance que debemos tener para manejar adecuadamente los factores que son realmente importantes para cada uno de nosotros. Las personas solemos tener algunos factores que consideramos muy relevantes y que impactan en nuestra sensación de felicidad. Por ejemplo:

  • Actividad profesional
  • Relación con nuestra pareja
  • Relación con nuestros hijos y/o familiares más cercanos
  • Relación con nuestros amigos más cercanos
  • Actividad Artística, Deportiva o Hobby
  • Actividad Espiritual

Lo importante de lograr un balance, es que debemos cuidar de todos los factores. Es mejor que todos estén razonablemente bien, a que tengamos 3 espectaculares y uno mal. Basta que uno esté mal, siendo un factor importante para nosotros, y nos afectará en forma significativa. Por eso nuestra foco debe ser alcanzar ese equilibrio y asegurar que todos estén bien. El adecuado manejo de nuestras prioridades según las circunstancias del momento que vivimos, es la clave para lograrlo.

El segundo aspecto tiene que ver con la actitud positiva. Tiene que ver con nuestro optimismo y en cómo nos sentimos respecto a cada uno de los factores antes mencionados. En pocas palabras, es nuestra actitud al ver el vaso de agua, que puede estar medio lleno o medio vacío, de acuerdo a los ojos que lo miran. (Ver mi articulo anterior “Rodeate de gente con actitud positiva”)

El tercer aspecto tiene que ver con la importancia de dar. Usualmente tendemos a pensar en lo que queremos de la vida, sea dinero y/o bienes materiales, una promoción en el trabajo o el reconocimiento de otras personas. El dar es una parte fundamental en la vida, que no solo genera una vibra positiva que nos ayudará a lograr lo que queremos, pero sobre todo que nos permitirá sentir una satisfacción mucho mayor que cuando recibimos algo.

Y es en estos dos últimos aspectos, la actitud positiva y la importancia de dar, donde aparece uno de esos héroes anónimos, esas personas que son ejemplo e inspiración para muchos de nosotros.

Permítanme compartir una historia que pude vivir muy de cerca y que fue un verdadero ejemplo de vida para todos los que tuvimos la suerte de trabajar con Eduardo, más conocido como “Eduardito”, a quien conocí hace algunos años, cuando trabajaba como directivo en una empresa bastante grande y en mi área éramos cerca de 500 personas.

Como en muchas empresas de servicios, en este grupo había directivos, gerentes y profesionales de gran experiencia y muy buen nivel académico. Eduardito, no había tenido formación profesional y tenía más bien un rol administrativo. Era el conserje para toda el área y tenía un salario menor al de la mayoría. Ese puesto que básicamente era un apoyo para realizar recados de todo tipo, ya casi no existía en esa época, pero a nosotros nos resultaba de gran utilidad, más aún, por la extraordinaria actitud positiva y la efectividad con la que Eduardito realizaba todas las labores que se le encomendaba.

Eduardito llamó mi atención rápidamente porque se hacía querer por todos. Siempre dispuesto a ayudar. Siempre con una sonrisa. Siempre tan educado. Era uno de los principales líderes del programa de voluntariado de la empresa y le dedicaba tiempo e incluso -algunas veces- dinero de su propio bolsillo.

Incluso en los momentos más difíciles que tuvo que afrontar, como la perdida de algún ser querido, o los problemas -que a más de uno de nosotros-, nos hubiera afectado significativamente, él mantenía esa buena vibra tan característica de su persona.

Sorprendido gratamente tantas veces por esta actitud tan positiva, un día lo llamé a mi oficina y le pregunté porque siempre estaba así… y me respondió: “Es que yo siempre he tenido muchísima suerte”, soy muy afortunado por tener este trabajo, por trabajar cerca de tanta gente buena, soy muy afortunado por todo lo que me ha dado la vida”, “Por eso y porque me gusta, trato de ayudar a otras personas, para devolver de alguna forma, toda la fortuna que yo tengo”. En ese momento tuve que hacer un gran esfuerzo para contener mis emociones, tuve que disimular lo mal que me sentía cuando pensaba cómo en algunas ocasiones, me afectaba incluso me podía poner de mal humor por cosas tan triviales, que ahora súbitamente me parecían insignificantes. Eduardito, con su sencillez, su humildad y su sabiduría, me estaba dando una gran lección de vida. Vivir la vida con actitud positiva. Decidir ser felices. Ser agradecidos y dar lo mejor de sí mismo a los demás. Ser humildes y apreciar todo lo que está a nuestro alrededor.

Eduardito me ayudó a entender, que la felicidad no tiene que ver con cuánto tenemos, sino con cuánto valoramos lo que hemos logrado,  lo que tenemos y lo que somos.

Por eso es fundamental que las organizaciones  y los líderes nos preocupemos por promover un ambiente positivo que contribuya tanto a la felicidad de las personas, como también al éxito de la empresa.

Estos son algunos de los aspectos más importantes que debemos considerar para ayudar a crear un ambiente positivo en nuestra organización:

  • Espacio físico agradable.
  • Clima de confianza, respeto, trato justo, transparencia, coherencia.
  • Contratar, desarrollar y retener gente con actitud positiva.* Destacar, reconocer y promover los casos que puedan ser considerados como ejemplos a seguir.
  • Alineamiento de la organización: propósito, visión, objetivos y prioridades.
  • Foco en el cliente (externo e interno)
  • Actividades de Integración que promuevan la colaboración.
  • Oportuno y adecuado reconocimiento a los individuos y equipos que más contribuyen al logro de objetivos.

En resumen, preocuparnos por crear un ambiente agradable y de confianza, donde se promueve el balance de vida, la actitud positiva y la colaboración, nos ayudará a tener  gente más feliz y más comprometida que nos permitirá lograr mejores resultados.

¡Rodéate de gente con actitud positiva!

Winston Churchill decía “la actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia”. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard, el 88% del éxito de un ser humano se debe a la actitud. En pocas palabras, la actitud es la base fundamental para todo lo que se quiere lograr.

Es muy importante tener una actitud positiva y convertirla en un hábito, uno que todos los líderes y sus equipos deben tener porque los ayudará a ser exitosos.

Diez características que usualmente tienen las personas con actitud positiva:

  • Son optimistas, sonríen a menudo y transmiten buena vibra.
  • Tratan con respeto a todas las personas (por ejemplo: saludan, piden ‘por favor’, dicen ‘gracias’)
  • Trabajan en equipo y se relacionan bien con otras personas.
  • Inspiran positivamente y motivan a otras personas.
  • Son leales, se comprometen y hacen todo lo posible por cumplir lo acordado.
  • Son perseverantes.
  • Son apasionados.
  • No importa cuánto sepan, siempre quieren seguir aprendiendo.
  • Son agradecidos y expresan reconocimiento a otros cada vez que pueden hacerlo.
  • Transmiten humildad.

Las personas que tienen estas características, son quienes hacen la diferencia. Ellos se desarrollan personal y profesionalmente. Ellos impactan en su entorno. Ellos generan un ecosistema de emociones positivas que llega a sus clientes, asociados de negocios y colaboradores. Por eso, se debe aprovechar cada oportunidad que se tiene para captar gente con actitud positiva.

Cinco momentos cruciales que nos permiten escoger a ‘nuestra gente’:

  1. Traer a alguna persona de otra área al equipo.
  2. Un proceso de contratación.
  3. Incorporación de un nuevo proveedor (socio de negocios).
  4. Cuando se tiene oportunidad de optar por un nuevo jefe o con un nuevo equipo.
  5. Desarrollo de un nuevo proyecto que involucra asociarse con otra persona.

Los líderes deben asegurarse que tienen el mejor equipo. Por eso cada vez que enfrentan un momento crucial, deben aprovechar esa oportunidad.

Contar con personas que tienen mucha experiencia y conocimiento es muy importante dependiendo del rol que se requiera cubrir, pero no es suficiente. La actitud hace la diferencia. Por eso, es importante promover comportamientos que ayuden a mejorar las relaciones humanas como parte de la cultura organizacional.

Cada vez que sea posible, hay que incorporar en el equipo a personas con actitud positiva. De esa forma, se irá creando un ambiente de armonía y colaboración que permitirá aumentar significativamente las posibilidades de ser exitosos.

Criticar a una persona genera resentimiento. Dar ‘feedback’ es un arte.

En el primer capítulo de su libro “Cómo ganar amigos e influenciar sobre los demás”, Dale Carnegie concluye que, en lugar de censurar a la gente, debemos tratar de comprenderla. Debemos ponernos en los zapatos de la otra persona. Debemos pensar en porqué hacen lo que hacen.

La crítica es inútil cuando pone a la otra persona a la defensiva. Por lo general solo logra que trate de defenderse. La crítica aun siendo justificada, es peligrosa. La crítica lastima el orgullo y despierta el resentimiento.

No se trata de tener razón o no. El problema es que los seres humanos somos muy emocionales y de la misma forma que un elogio nos produce en enorme placer, una crítica nos genera una molestia muy grande. Esto puede ser aún peor si la crítica se enfoca en algún aspecto que la persona no puede mejorar.

Feedback arrows

Feedback Inteligente

Si bien hay algunos casos donde es mejor evitar darle feedback a alguien, (“Cuando no dar feedback es la mejor opción” de Sergio Borasino), normalmente hacerlo de forma inteligente y planificada puede resultar de gran valor tanto para quien lo da como para quien lo recibe.

El feedback puede ayudar mucho a las personas que lo reciben a validar como están haciendo su trabajo. Puede darse como parte de una evaluación de desempeño o también de manera menos formal, sinmplemente cuando sea oportuno hacerlo.

Si bien el feedback muchas veces debe tocar aspectos negativos, es muy importante que estos estén enfocados en la acción y no en la persona.  

feedback pizarra

Las 3 Etapas del Feedback

  • Preparar
  • Dialogar
  • Acordar Plan de Acción

 

Preparar

Entendiendo el contexto y características de la persona a la que le queremos dar feedback, debemos preparar muy bien lo que le que queremos comunicar y lo que le queremos preguntar. Adicionalmente es importante hacerlo en un lugar adecuado y en un momento que sea oportuno.

 Dialogar

El feedback en sí mismo debe intentar ser un dialogo donde la idea es llegar a un mismo entendimiento. El feedback siempre debe ser honesto y tocar los diferentes aspectos positivos y negativos (los negativos es mejor tratarlos como puntos a mejorar). En el caso de estos últimos, hay que buscar entender puntualmente que y como, podrían mejorarse. La ‘técnica del sandwich’ también ayuda: empezar dando feedback mencionando algún aspecto positivo, luego tocar lo que se puede mejorar y terminar con algún mensaje positivo. También es muy recomendable  usar ejemplos específicos al dar feedback.

Cerrar y acordar Plan de Acción

Dependiendo de la oportunidad, el momento de cierre puede ser bueno para solicitar feedback sobre ti mismo. Por último, es importante que se concluya con un acuerdo entre ambos sobre lo que se puede mejorar. Para ello hay que definir acciones específicas, que tengan fechas, responsables y métricas de avance.

Dar Feedback de forma inteligente, es una oportunidad de crear valor y de aprender. Es una oportunidad de contribuir al crecimiento de otras personas y al nuestro propio.

 

La Importancia de las Relaciones Humanas “Es mejor pensar todo lo que dices, que decir todo lo que piensas”

Las relaciones humanas son fundamentales, tanto en lo social, como en los negocios. El Pionero en hablar de este tema, fue Dale Carnegie, autor del libro “Como ganar amigos e influenciar sobre las personas”.

En este artículo, hablaremos de los conceptos relacionados con las Organizaciones Empresariales, resaltando algunas ideas que fueron introducidas por Carnegie.

Es un tema que parece fácil, pero no lo es. El comportamiento de la gran mayoría de personas, es contrario a las técnicas sugeridas por Carnegie. Por ello se requiere de mucha voluntad para generar un cambio positivo. Un cambio que nos permita relacionarnos mejor con otras personas.

 

sombras

 

Relacionarse bien con otras personas tiene mucho valor. Posiblemente tanto o más valor, que la mayoría de los conocimientos que podamos tener. La Cultura Organizacional debe promover la buena relación y el trabajo en equipo de todos los directivos y empleados de la misma. Los Líderes juegan un papel decisivo, porque la Cultura se predica con el ejemplo.

 

¿Cómo podemos mejorar las relaciones humanas en la empresa?

Es necesario promover una Cultura Organizacional con valores sólidos con respecto a cómo tratamos a las personas. Estos Valores crean confianza y buenas relaciones interpersonales que generan mayor colaboración y mejor trabajo en equipo.

¿Cuáles son estos Valores?

Estos son para mi, algunos de los más relevantes:

  • Respeto
  • Honestidad
  • Trato justo y equitativo
  • Comunicaciones Transparentes

Si bien estos valores son la base para generar mejores relaciones, es necesario promover algunas ideas y capacitar a las personas para tener mayor éxito.

Este trabajo sugiero realizarlo con todas las personas. Es importante empezar por los Líderes y por quienes tengan mayor influencia en la organización.

 

¿Como Empezar?

En mi opinión se deben seguir estos tres pasos para promover la mejora de las relaciones personales:

  1. Comunicar los Comportamientos deseados.
  2. Promover Proyectos que involucren a personas de diferentes áreas.
  3. Reconocer los Comportamientos más destacados.

 

1) Comunicar los Comportamientos deseados

Déjenme citar algunos conceptos relacionados con las técnicas expuestas por Dale Carnegie, los cuales pueden ser promovidos dentro de la organización:

  • Sonreír y actuar siempre en forma positiva.
  • Respetar opiniones diferentes a las nuestras.
  • Escuchar atentamente.
  • Tratar de verlas cosas desde el punto de vista de los demás.
  • Admitir rápidamente cuando nos equivocamos en algo.
  • Elogiar los logros y los avances que otros van obteniendo.
  • Agradecer y reconocer explícitamente la ayuda de otras personas.
  • Dirigirse a las personas por su nombre.
  • Preocuparse por conocer mejor a otras personas.

 

2) Promover Proyectos que involucren a personas de diferentes áreas.

Hay muchas oportunidades en que los proyectos no dependen una sola persona o incluso de una misma área funcional. Incluir participantes de varias áreas incrementa el compromiso de estas con un proyecto.

De esta forma, las posibilidades que este proyecto sea exitoso también aumentan. Los Participantes tienen que apoyarse unos a otros. Esto promueve la integración y el trabajo en equipo. Es decir, se va generando en la empresa, una Cultura que refuerza el respeto y la Colaboración entre todas las personas.

 

3) Reconocer los Comportamientos más destacados.

Nada reditúa más que el  reconocimiento a las personas.

Si bien no se puede reconocer a todas las personas que lo merezcan, debemos tener especial cuidado en que todos los que sean reconocidos, no tengan ningún detractor.

¿Como lanzar un Programa de Reconocimiento?

En 3 pasos simples:

  • Definir cuáles son los Comportamientos que queremos promover. (los más destacados, ej. Apoyo a otras áreas, Actitud Positiva, orientación al cliente, etc.)
  • Comunicar a todas las personas, cómo se realizará la evaluación para elegir a los ganadores y en qué consistirá el reconocimiento.
  • Realizar estos reconocimientos en forma periódica y si es posible públicamente. Es importante explicar porqué se eligió a cada uno de los ganadores. (ej. hacerlo como parte de una reunión, o de una comunicación que se hace regularmente a todo el personal de la Institución)

 

Si bien estos conceptos son muy simples, solo si se practican y se convierten en hábitos, podrán ser parte de cada uno de nosotros. Mejorar la forma en que se relacionan las personas, tendrá sin duda alguna un efecto muy positivo en el desarrollo y los resultados de una empresa.

Depende de nosotros relacionarnos mejor. Y cuando tengamos alguna duda, tratemos siempre a los demás, como nos gustaría que nos traten a nosotros.